Terminan las vacaciones y esa maravillosa vida lejos de la rutina, lejos de los horarios y de la estructura familiar también finaliza. Es hora de volver a la escuela y ese temido momento suele generar estrés a todos por igual. Así que, mientras más preparados como familia os encuentre retomar los procesos será significativamente más sencillo. Así que ¡no os desesperéis! desde Pasica os contamos 3 actividades para el regreso a clases y así anticiparos al caos.

1.Las emociones primero

Sí así como lo oyes, lo primero y principal es brindarle el apoyo emocional que l@s niñ@s necesiten en este momento. En especial, si han cambiado de cole o instituto, si existe algún cambio muy radical en su grupo de apoyo escolar, como puede ser el paso de la escuela primaria a la secundaria. O tal vez, de la escuela primaria al instituto. Habla con ellos sobre sus expectativas, sobre cómo transitar los cambios. Ayúdalos y guíalos a verbalizar los miedos y las fantasías que tienen al respecto. Otra gran ayuda que puedes fomentar a través del diálogo es plantear situaciones hipotéticas que puedan ocurrir y compartir con ellos cómo las resolverías. Simplemente que ellos oigan tu experiencia u opinión sobre diferentes formas de solución de conflicto. 

Estos tipos de acercamientos serán de gran ayuda para minimizar la ansiedad o el estrés y les aportará herramientas prácticas y concretas que puedan poner en utilizar. Recuerda que los peques aprenden por imitación de todo lo que ven y oyen en su entorno familiar. Cada palabra que compartes con ellos las internalizan, las piensan y luego las adaptan a su personalidad.

2.Crea espacios seguros

Recuérdales que asistir a la escuela es solo por un período de tiempo determinado y que al regresar a casa tu (o las personas de su confianza) estarán ahí presentes. Recuérdales que pase lo que pase estarás presente para apoyarlos y guiarlos para encontrar una solución a las situación que les genera agobio, siempre en la medida que te sea posible. Estar presente en sus vidas no quiere decir predisposición full time, ellos también deben comprender que tú tienes actividades y responsabilidades que son perfectamente compatibles.

3.Involúcralos en la organización y los preparativos

Si desde pequeños les inculcas que volver a la rutina es lo peor que les puede pasar, todo será cuesta arriba. Hablar del tema de manera excitante y entretenida hará que ellos mismos quieran tomar responsabilidad en los procesos y la organización. Como por ejemplo, investigar qué actividades extraescolares tomarán. Recuerda que para los peques regresar a clase también significa aprender y volver a ver a sus amigas y amigos. 

Cada etapa de la vida está diseñada para cumplir ciertos hitos de crecimiento, al irlos cumpliendo, crece en cada individuo el sentimiento de satisfacción, de felicidad y también crece de manera saludable la autoestima. Es por eso que cuando los profesionales de la educación mencionan conceptos como: “hay que permitir a los niñ@s que tomen responsabilidad de sus acciones” es por que para ellos aprender y socializar debe ser su objetivo principal.

La vuelta al cole y el mito de que debe ser traumático o negativo es eso, simplemente un mito. 

Explorar su vida cotidiana les aporta aprendizajes, actividades como ir al supermercado, leer por las noches, aprender a poner la lavadora, son conceptos nuevos que incorporan y les permiten construir aprendizajes que los harán más autónomos.

Te invitamos a visitar nuestra cuenta de Instagram.