Tanto los líderes de las compañías, los empleados como los freelancers se encuentran en un momento de cambio crítico. Los paradigmas de la cultura laboral están cambiando vertiginosamente debido a la situación causada por la pandemia de la COVID -19. El trabajo presencial comienza a desdibujarse y el formato híbrido gana presencia. ¿Pero estamos listos emocionalmente para lo que viene? ¿Estamos listos para empezar a hablar de salud mental en el trabajo?

¿Cómo conseguir el equilibrio en el modelo híbrido de trabajo?

Una de las claves que deben plantearse los empleadores ante esta nueva situación es el adecuar los espacios y procesos de trabajo a estos nuevos formatos colaborativos. Ofrecer servicios y recursos a sus plantillas que les faciliten alcanzar y mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Actualmente, muchos empleados evalúan la continuidad y proyección laboral en función a los beneficios de conciliación laboral que las compañías les ofrecen. 

La apuesta del mundo corporativo y empresas de innovación debe ofrecer una experiencia invertida en el capital humano de manera real. Áreas como las de recursos humanos deberán comenzar a ofrecer herramientas de contención emocional a nivel estructural. De esta manera, lograrán una mayor lealtad y rendimiento por parte de su plantilla. Y teniendo como consecuencia una optimización de resultados en la productividad laboral.

Suscribete a zona PASICA para conocer todo el material exclusivo que tenemos para nuestra comunidad virtual.

La escucha activa por parte de las compañía y los empleados


Lo que es una realidad es que la salud mental en el trabajo debe cuidarse y nutrirse también desde el trabajo. Y las empresas ya no pueden, ni deben ser ajenas a ello. Hasta antes de la pandemia, se percibía como debilidad comentar o vivir situaciones de vulnerabilidad emocional en un entorno laboral. Cierto es, que después de los confinamientos restrictivos y los malabares que cada uno ha tenido que hacer para mantener la vida personal y laboral en un estado funcional, han abierto la puerta a un sinceramiento en relación a estas temáticas. El compartir y generar diálogo con los compañeros de trabajo y colaboradores es un pilar esencial de nuestro bienestar emocional. 

Cada vez se habla de manera más honesta de temas como: ansiedad, estrés, insomnio o incluso ataques de pánico, por mencionar algunos relacionados con la salud mental en un entorno laboral. Esto a su vez,  genera dos situaciones favorables dentro del ámbito laboral. La empatía por parte de los compañeros, en donde se sienten acompañados facilitando sobrellevar la carga emocional. Y a su vez,  permite atender de manera efectiva y oportuna las necesidades de quien lo necesite por parte del empleador.

Para lograr una transformación real y profunda la escucha activa a los empleados debe ser parte de la agenda de los líderes. Preguntar qué temas son relevantes desde el área de capital humano, ofrecer capacitaciones, webinars o charlas con profesionales que puedan orientarlos a encontrar un equilibrio entre este modelo híbrido de trabajo y sus familias es un buen punto de comienzo.

Te invitamos a visitar nuestra cuenta de Instagram.